Yarara Chica
(Bothrops diporus)

Esta especie de Yarará recibe diferentes nombres según la zona donde se encuentre, tales como: Cabeza de candado – Cola blanca – Chica –  Yarará Pura o Verdadera.

Pertenece a la familia Viperidae.

Su veneno destruye los tejidos e impide la coagulación de la sangre.

En las mordeduras de estas serpientes se observa en primera instancia un edema, muy doloroso y caliente, que luego puede transformarse en necrosis. Se pueden presentar también ampollas conteniendo un líquido sanguinolento y vesículas.

Sus síntomas son muy variados, pudiendo presentarse:

-Gran dolor en la zona de la mordedura.

-Inflamación de ganglios cercanos.

-Hemorragia local, en ojos, nariz e incluso en diversos órganos.

Su desenlace puede ser letal de no recibir a tiempo el suero antiveneno especifico.

La muerte se puede producir por hemorragia cerebral o insuficiencia renal aguda.

Considerada las más agresiva de todas las serpientes venenosas que se encuentran en Argentina, siendo la ocasiona el mayor índice de accidentes ofídicos del país.

En ocasiones antes de atacar, golpea enérgicamente su cola contra el piso tratando de imitar el sonido que emite la serpiente de Cascabel, aunque fácilmente podremos diferenciarla porque esta última mantiene su cola erguida para emitir su característico sonido.

Se caracteriza por presentar sobre su lomo, escamas en forma de quilla de barco, que le dan una apariencia intimidante. Su cabeza es triangular, cuello delgado y en los ejemplares jóvenes la punta de su cola suele ser blanca, color que perderá cuando llegue a la adultez, transformándose en negra.

Podemos encontrarla durante el día, aunque sus hábitos son mayormente crepusculares. Marcando su mayor actividad sobre las estaciones cálidas.

Suele refugiarse debajo de arbustos, troncos, hojas secas, o cualquier elemento que encuentre en su habitad y le brinde seguridad y protegerse del calor.

Son ovovivíparas (mantienen los huevos en su interior hasta el nacimiento). Pudiendo nacer hasta 18 crías.

Cuando adultas miden normalmente entre 60 cm y 80 cm, alcanzando algunos ejemplares hasta 120 cm.

Patrón de diseño y coloración:  Su vientre es blanquecino o en ocasiones amarillento.

El color predominante de su dorso es muy variado, yendo desde los grises hasta el marrón, adornado por manchas mayormente de color marrón oscuro, dispuestas a los costados del cuerpo en forma asimétrica similares a la letra C (invertida) o un riñón.

La encontramos en todo el territorio Argentino excepto a Provincia de Tierra del Fuego.

Lo sentimos, no puede copiar el contenido de esta página.

Abrir chat